EVITA QUE TU ENTORNO SE PUDRA

 

CITA BIBLICA: MATEO 5:13.

 

INTRODUCCION. Jesús usa una ilustración muy llamativa, Ustedes son la sal de la tierra. Muchos dirían está bien, somos la sal. Y qué más, una frase bíblica que uno lee, memoriza y repite, pero no meditamos en ella porque la vemos muy simple, pero esta frase en su sencillez es profunda e inmensa para nuestra vida. La sal tiene beneficios extraordinarios, a quién no le gusta comer una tortilla recién salida del comal con un poquito de sal un mamacho con sal. Dios está llamando nuestra atención, para que cumplamos esta función, de lo contrario puede ser que la gente nos pisotee y que seamos desechados. Una sal que no sala, no sirve. Una iglesia que no es sal de la tierra no sirve. La palabra debe de ir alineada con  nuestro testimonio; de lo contrario será poco más que un címbalo que retiñe. La Iglesia hoy en día se ha distraído en novedades y corrientes diferentes y se ha olvidado de esta función.

 

SAL DE LA TIERRA. Cristiano Genuino. Vemos mucha piratería, muchas imitaciones, hay cristianos que son puras imitaciones. Jesús dijo que la cizaña crecería junto con el trigo. La diferencia entre el trigo y la cizaña es que el trigo tiene fruto en la vaina. Ser cristiano genuino significa, ejercer influencia en el  hogar, la iglesia, la nación, para eliminar la corrupción y preservar los principios y valores bíblicos que sazonan a la humanidad. Hay mucha corrupción en todo el  mundo.

 

La sal tiene varias características. Es un condimento que da sabor a las comidas, es medicinal, tiene un poder de preservación incomparable detiene la descomposición, la corrupción y la putrefacción de los alimentos, para que los microorganismos no causen este deterioro. La sal combate el deterioro, es como lo recto expone lo torcido. Nuestras vidas son como la sal que detiene la descomposición cuando. Si nosotros no cumplimos y no funcionamos con el estilo de vida propuesto por Dios, estaremos permitiendo que nuestro entorno se pudra. Nos encerramos en nuestros límites. Al encerrarnos, estamos permitiendo y siendo responsables de la descomposición social, la corrupción en todos sus niveles, etc. que pasa.

 

CUANDO ACTUAMOS COMO CRISTIANOS GENUINOS. Increíble pero estaremos combatiendo la corrupción moral y espiritual, los procesos destructivos en los matrimonios, los hogares, los jóvenes, etc. Qué sucede cuando repentinamente se presenta un cristiano en medio de mundanos. Se detienen los chistes colorados, la expresión profana, la perversidad. Nuestra presencia sin siquiera abrir la boca puede estropear y frustrar conversaciones y planes perversos. El mundo es malvado, pero sería más corrompido sin Dios, sin las oraciones y el ejemplo de los cristianos que refrenan la corrupción.

 

Génesis 18:32. 32Y volvió a decir, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez. No la destruiré, respondió, por amor a los diez. Parte de la primera oración solemne registrada en la Biblia; para salvar a Sodoma de su destrucción. Abraham intercedió para que Sodoma fuera salvada si tan sólo se encontraban en ella a unos pocos justos. Abraham sabía que Dios haría lo justo. Dios no es que  sea un Dios cruel para destruir, sino, El es Justicia y por amor a los justos que se encuentre entre ellos, Dios se detiene.  2ª. Tesalonicenses 2:7. 7Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. El misterio de la piedad es la manifestación de la primera Venida, pero la segunda. Venida es la manifestación del misterio de la Gloria. Ahora bien, el misterio de la iniquidad o de la maldad es la manifestación del último y mayor de los Anticristos. Pablo dice que el misterio de la iniquidad se tiene que manifestar, pero en su tiempo ya estaba en acción y no es más que un engaño de iniquidad para los que se pierden. Quien lo detiene.

 

SER SAL DE LA TIERRA DEMANDA DE NOSOTROS. A ser verdaderamente esa sal para la tierra y sepamos extender nuestros límites en el Reino de Dios. Dios nos demanda a que ejerzamos influencia para detener la corrupción moral y espiritual, los fenómenos antisociales que deterioran nuestro entorno y añadir con buena sazón, principios y valores. Un cristiano genuino es el que produce fruto y lo manifiesta en su conducta, en su carácter, en su modo de ser y en su modo de vivir. Jesús describió las características básicas de un cristiano genuino. Mateo 5:3. 3Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.  Un cristiano genuino debe ser pobre en espíritu, eso no quiere decir que sea gafo, miserable, en la lipidia. No,  es estar lo suficientemente consciente que tu necesidad, la suple Dios. Que las riquezas del espíritu no se compran en el supermercado, sino que se encuentran sólo en Dios. Es reconocer que aunque seas multimillonario hay cosas que no se pueden comprar con dinero.

 

CONCLUSION. Sabemos que este mundo se irá corrompiendo cada vez más, que progresivamente llamaran malo a lo bueno y bueno a lo malo, se inventaran nuevas formas de pecar, la sodomía avanzará junto con otras degeneraciones, la apatía espiritual cauterizará la conciencia de muchos y que en razonamientos humanos creerán estar en la cúspide, en verdad estará en el fondo de un poso. A pesar de todo esto estamos llamados a ser sal, a oponernos predicando la verdad, viviéndola y denunciando el pecado con palabras y actos, de esta forma glorificaremos al Señor con nuestras vidas que se convertirán en faroles luminosos en medio de tantas tinieblas. Sal y luz

 

Nunca te canses de pelear esta batalla, cuando vivimos el evangelio de nuestro Señor estamos siendo herramientas en manos de nuestro Padre para frenar el avance de la perversidad hasta que el Hijo venga en su gloria. Nosotros somos la Sal.

HAZ CLICK PARA DESCARGAR