Nacidos por la Simiente de un Vencedor

 

CITA BIBLICA: Proverbios 19:16.  16El que guarda el mandamiento guarda su alma; Mas el que menosprecia sus caminos morirá.

 

INTRODUCCION. Cuando hablamos de voluntad, mente y emociones- hablamos del alma  como el área más atacada por el enemigo en este sistema mundo. El diablo ha diseñado   un sistema perverso, para atrapar el alma, estrangular el Espíritu  y con esto destruye la comunión con Dios y el cuerpo. ¿Cómo lo hace? Con lazos y trampas, por medio de la idolatría y el engaño, aprovechando la oscuridad de los pueblos. Es en el alma donde se producen las más grandes batallas, carencias, debilidades y aflicciones, por lo tanto es nuestro campo de batalla. Hemos nacido de nuevo por la simiente de un vencedor y diseñados para vencer. Sin embargo, vivimos en un mundo cambiante y relativo, con esquemas que tienden a afectarnos y desplazarnos de la solidez del fundamento que es Cristo. Veamos algunas áreas que afectan nuestra fe y compromiso con Dios.  

 

LA INDIFERENCIA. Es un estado de ánimo no determinado en el que no se siente inclinación ni rechazo hacia algo o alguien. Es hablar de insensibilidad, desinterés, tibieza, falta de compromiso y responsabilidad que afecta a todas las esferas de la vida: familiar, laboral, estudiantil, moral y la iglesia. Esta actitud puede robar a cualquiera sus convicciones y conducirlo a una flojera, debilidad del alma y del espíritu, hasta terminarlo en un cristiano tibio, falto de poder y autoridad. 2ª. Pedro 2:20. 20Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. No debemos conformarnos con eso pues cuando una persona esta enredada, es fácil de vencer y hacer desaparecer sus convicciones. Debemos estar seguros que pertenecemos a un Reino donde operan otras leyes y principios, al Reino de Jesucristo, por tanto, la actitud normal del nacido de nuevo es contraria a la indiferencia. Hay que reconocerla, aborrecerla y combatirla con firmeza, porque la vida de fe es acción y compromiso en el camino de la verdad. Los judíos habían llegado a la indiferencia a Dios, por esto decían: Malaquías 1:13. 13Habéis además dicho: Oh, qué fastidio es esto y me despreciáis, dice Jehová… Y por esa indiferencia ofrecieron lo peor al Señor, lo robado, lo cojo, lo dañado, lo enfermo. Cuidado Iglesia. Causa mucho pesar cuando un enfermo es sanado, un alcohólico es liberado, uno es salvo y sean enredados otra vez en las contaminaciones del mundo, Causa pesar La indiferencia conduce a la pasividad y ésta desemboca en la pereza.

 

LA PEREZA. Proverbios 21:25. 25El deseo del perezoso le mata, porque sus manos no quieren trabajar. Es descuidar o tener falta de ganas en hacer las cosas que estamos obligados a realizar. Se es negligente, tardo, lento o pesado en la acción, es uno de los grandes enemigos del hombre y su realización. Pereza mental: El que no quiere pensar. Pereza sentimental: El que no expresa sus sentimientos naturales. Pereza física: El que no  quiere trabajar y el esfuerzo físico le abruma. Pereza espiritual: El que no dedica tiempo a la oración, la meditación y estudio de la Palabra de Dios, no se congrega, no diezma, etc. La pereza es una especie de pulpo con muchos brazos para atenazar las diferentes áreas de nuestra vida. ¿Qué produce la pereza? Este enemigo es un gran productor de males, algunos de ellos muy dramáticos, a tal punto que en el libro de los Proverbios encontramos que es un tema que se repite ampliamente. No solo produce muerte sino que produce sopor y sueño. Proverbios 19:15. 15La pereza hace caer en profundo sueño, Y el alma negligente padecerá hambre.

 

ES UN GRAN GENERADOR DE MENTIRAS. El perezoso dice: estoy cansado, no puedo hacerlo, no tengo tiempo, no es el momento, para que, va a salir mal, etc. Sinceramente, si es para el Señor podríamos decir; ¿son verdaderos o falsos estos argumentos? Hay que derribarlos, son falsos. Mientras Ud. crea una mentira, todo su organismo actúa según esa mentira. Cuando destruimos el engaño y lo reemplazamos con la verdad; entonces el proceso a la victoria está en marcha.  Eclesiastés 3:1. 1Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Toda cosa es como Dios la hizo; no como nos parece. Muchos tienen al mundo en su corazón, tan presos están con pensamientos y preocupaciones de cosas mundanas que no tienen tiempo ni espíritu para ver la mano de Dios en ellos. Nuestra mente tiene que ser renovada para tener los pensamientos de Dios, los cuales traerán a nuestra vida Su voluntad, Su propósito y Su plan pensado de antemano. Aplicaremos disciplina personal en nuestra vida, ordenando bien nuestro tiempo, lo cual nos ayuda a mantenernos impulsados diariamente. La indiferencia  te hace pasivo, te hace perezoso, mediocre y te hace caer en el conformismo.

 

EL CONFORMISMO. Mateo 25:24-30. 29Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Actitud del que se adapta a cualquier circunstancia o situación con excesiva facilidad. Viene de la palabra inglesa confort, que significa comodidad. Te hace menos combativo, paraliza la búsqueda, la expectativa y la visión. Es como decirle a la vida, siéntese y viva de las rentas. Te roba las iniciativas y te hunde en un estado de ánimo mediocre y egoísta. Tu estas invirtiendo en el Reino de Dios y si te descuidas, este enemigo te roba esa entrega e inversión hasta que te pudras en la cobardía y el miedo. El conformismo y la comodidad no te permiten vivir una vida llena del Espíritu. La vida en el Espíritu se mueve en una dimensión ilimitada, por tanto, el conformismo la puede frenar en pequeñas experiencias y robarnos la inmensidad que tenemos en Dios.

 

COMO VENCER EL CONFORMISMO. R. Sencillo. Con el inconformismo; que no es insatisfacción. En Cristo estamos satisfechos pero no somos conformistas, porque sabemos que hay más y más áreas de profundidad y madurez en Jesús. Filipenses 3:13-14. 13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. La indiferencia conduce a la pasividad y ésta desemboca en la pereza, la pereza nos mete en la mediocridad y desembocamos en el conformismo. Una vez que nos encontramos ahí nuestra vida se va secando y acabamos sumidos en la depresión.

 

¿CÓMO VENCEREMOS? Romanos 12:2. 2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Aferrándonos al Nombre de Jesús. 1ª. Juan 5:5. 5¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

 

 

HAZ CLICK PARA DESCARGAR